No se lo pierda
Home » Iglesia » Restaurando el Templo de Dios

Restaurando el Templo de Dios

Job recibió mayor bendición de la que tenia cuando entendió que debía cambiar su manera de ver a Dios, es decir debió cambiar su manera de pensar entonces fue renovado y recibió mayor bendición de la que tenia.


Hermano no esperes que las cosas que tienes a tu alrededor cambien, si todavía tu tienes muchas cosas que cambiar. Recuerda que muchas de las cosas sobre las cuales tu esperas un cambio, dependen de lo qué puedes hacer tu para que cambie (es decir, en la mayoría nos vemos reflejados en los ojos de los hermanos y resulta que la basurita que vemos en los ojos de mi hermano es una tremenda viga que tengo en mis ojos y como efecto espejo veo en los ojos de mi hermano) el hecho de no aceptar que necesitamos cambiar nos envuelve y nos lleva a tomar actitudes no acordes a las que en verdad debemos un Hijo de Dios que somos.

Mateo Capitulo 7 dice;
4¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo? 5¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.

Debemos entender que nuestra manera de pensar debe estar alineada a la palabra de modo que mi manera de vivir sea igual.

Efesios 4:22-25;
22En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. 25Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.

Cuando citamos la palabra hasta la sabemos de memoria e incluso la recitamos constantemente esta cita, pero es necesario darle la rema a la palabra de Dios, permite que entre por el oído, baje al corazón (que acá revolucione, en pocas palabras, que tengas la convicción, que lo creas y lo aceptes como tuyo), luego que suba a la mente y se manifieste por la boca. pero esa manifestación que sea con acción. Es necesario cambiar nuestros pensamientos, sentimientos y actitudes, comenzando por las cosas que llegan a nuestra mente y luego las que llegan a nuestro cuerpo. De la abundancia del corazón habla la boca (Mateo 12:34).

Es necesario que en nosotros como Hijos de Dios demos frutos como lo que somos y representamos.
Lucas 6:45;.
43No es buen árbol el que da malos frutos, ni árbol malo el que da buen fruto. 44Porque cada árbol se conoce por su fruto; pues no se cosechan higos de los espinos, ni de las zarzas se vendimian uvas. 45El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.

En otras palabras nosotros debemos dar el fruto del Espíritu

Galatas 5:22-25.
22Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. 24Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. 25Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.

Por lo tanto hemos crucificado la carne conjuntamente con Jesucristo en la cruz del Calvario, entonces debemos comenzar por creer esa palabra y permitirle a Jesucristo que tome nuestra voluntad que a fin de cuentas es lo único que nos pertenece, pero es lo que Dios quiere que le demos.
Es claro que todo proceso de purificación y transformación es doloroso; nuestro yo y nuestra forma de actuar se imponen por lo general para oponerse a toda amenaza de cambios.
El proceso de purificación de el oro es bastante fuerte este para ser purificado debe ser pasado siete veces por fuego a veces hasta mas veces, de acuerdo a cuanto coopere el oro.
Es necesario que saquemos a la luz las heridas para que Dios las sane.

Dios quiere bendecirnos, este es su propósito original para nuestras vidas, pero para que lo haga debemos permitirle que nos prepare y nos forme para ser buenos administradores.

Primera de Juan capitulo 2:21–26
23Vosotros también, hijos de Sion, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio. 24Las eras se llenarán de trigo, y los lagares rebosarán de vino y aceite. 25Y os restituiré los años que comió la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta, mi gran ejército que envié contra vosotros. 26Comeréis hasta saciaros, y alabaréis el nombre de Jehová vuestro Dios, el cual hizo maravillas con vosotros; y nunca jamás será mi pueblo avergonzado. 27Y conoceréis que en medio de Israel estoy yo, y que yo soy Jehová vuestro Dios, y no hay otro; y mi pueblo nunca jamás será avergonzado.

Por ultimo, si Dios te dio una palabra, comienza a dar pasos agigantados para que aceleres el tiempo (Kairos), necesitas en primera instancia ser renovado.

Pastor Edward Morles, Ministerio Apostolico Jesucristo Rey
Turen Estado Portuguesa – Venezuela.
[email protected], [email protected]
website: www.visionjuvenil.ya.st