No se lo pierda
Home » Fe » Nuestras Palabras Finales

Nuestras Palabras Finales

Últimas palabras famosas –Aquellos monólogos de lecho de muerte que se niegan a sucumbir; golpes verbales de gracia que aseguran la inmortalidad. Con perdón a Art Linkletter. Los niños no dicen las mismas cosas oscuras que la gente moribunda dice.

Las despedidas finales de los mortales dicen mucho sobre el trabajo de nuestra vida y la preparación eternal.

Algunos residentes temporales de hecho buscan la muerte. Por ejemplo, David Livingstone, el Misionero Escoces en África, murió diciendo: “Me construí una cabaña, porque al final me voy a casa”.

Otros, sin embargo, son menos seguros al respirar su último aliento:

  • Napoleón, por su parte, parecía desorientado por su enemigo final. “Francia… Ejército General…Josephine,” fue todo lo que dijo antes de morir.
  • Edgar Allan Poe, quien nunca parecía carecer de palabras, lucía confundido. Su último suspiro fue: “El Descanso, orilla, no más.” (Al menos rimaba en inglés)

Irónicamente, algunas últimas palabras aparecen ensayadas,

  • Charles Darwin dijo: “ No tengo el mas mínimo miedo de morir”
  • Pero otros son mas espontáneos, tales como: D.L. Moody’s: “Veo el retroceso de la tierra. El cielo se está abriendo. Dios me está llamando.”

Por supuesto, hay quienes tratan la muerte con indiferencia.

Maria Antonieta, después de pisar intencionalmente los pies de su Verdugo, dijo con sarcasmo, “Oh, ¿Cómo dice, señor? Por favor, por favor, perdóname”.
Las últimas palabras de Sócrates fueron a un discípulo: “Le debemos un pollo a Ascleposis. Paga y no olvide.
El famoso matemático griego, Arquímedes, estaba ocupado resolviendo un acertijo geométrico cuando se le da la orden de seguir al grupo de Exterminio Romano. “Espera, preguntó, no he terminado con este rompecabezas.”

Otros esperan retrasar la visita de ángel de la muerte.

  • La Reina Elizabeth dictaminó la mitad del mundo en 1603, sin embargo, murió diciendo: “Todos mis bienes daré por más tiempo.”
  • Del mismo modo, Voltaire, el reconocido rebelde francés, le dijo a su médico, “Te daré la mitad de lo que valgo si usted me da seis meses más de vida. Pero aun así, estoy convencido de que voy a ir al infierno”.

Algunos juegan el papel de cínico al morir.

  • Ludwig van Beethoven, bromeó, “Aplaudan ahora, amigos, la comedia ha terminado.”
  • Sir Walter Raleigh, aunque menos impertinente, fue, sin embargo, horrible con su verdugo. “Su hacha no me da ningún miedo. Simplemente, se trata de un medicamento afilado para curar todas mis enfermedades.”

Y luego, hay quienes ven la muerte como el comienzo de una bendita esperanza.

  • Señor, ¿he de morir? ¿Hay que morir? Preguntó Augustine, antes de responder a su propia pregunta: “Sí, Señor, ¿por qué ahora?
  • Martin Luther respiró por última vez citando el Salmo 68, “Y de Jehová el Señor es el librar de la muerte.”.
  • George Whitefield, el gran evangelista de la década de 1700, pasó a la eternidad diciendo: “Señor Jesús, yo estoy cansado de tu trabajo, pero no de tu obra.”
  • William Carey, el padre de las misiones modernas, programó su propio funeral, diciendo: “Cuando me haya ido, no hablen nada del Dr. Carey. Hablen sólo del Salvador del Dr. Carey.”

Las últimas palabras de una persona tienden a desenmascarar la verdadera identidad de esa persona. Es por eso que nuestro trabajo es tan crítico.Mucha gente va a entrar en la eternidad con la verdad que le hemos enseñado de nuestros labios. Nuestra enseñanza tiene efectos a largo plazo, el último poder de permanencia. Pablo lo describió como “Amonestando a todo hombre y enseñando a todo hombre…Así podemos presentar a todo hombre en Cristo”.  En pocas palabras, nuestra misión es preparar a hombres y mujeres para una cita cara a cara con Dios. Y, cuando hayamos cumplido fielmente esa asignación, escucharemos otra serie de últimas palabras famosas, “Bien hecho, buen y fiel siervo, entra en el gozo del Señor.”
¡Lo que un día será!

Bendiciones,
Ron WaltersSenior Vicepresidente del Ministerio de Relaciones

Usted puede compartir libremente cualquier parte de esta carta con su iglesia o ministerio. Sólo pido que incluya esta banda: “Por Ron Walters, Vicepresidente Ejecutivo de Relaciones del Ministerio, Salem Media Group”, y que usted incluya un enlace a este sitio web (si lo reimprimen en línea).