No se lo pierda
Home » Jovenes » Explotando el potencial que Dios ha puesto en nosotros.

Explotando el potencial que Dios ha puesto en nosotros.

Cada uno de nosotros somos parte de la nueva generación que Dios levanta para restaurar Argentina y tomar la tierra que Él nos ha dado, todos estamos dentro del plan de Dios, él nos ha escogido para este tiempo.
Somos diferentes.
Y como parte de esa generación tenemos en nuestro ser un potencial ilimitado dado por Dios para poder llevar a cabo la tarea que Él nos ha encomendado, transformar nuestra nación.
Pero ¿Qué es potenciabilidad? ¿Qué implica que una persona tiene potencial? ¿Qué es potencial?
Potencialidad. Capacidad no llevada todavía al acto.
Capacidad. Cualidad de la persona que le permite entender y decidir con autonomía. Aptitud o habilidad para realizar un acto físico o mental, ya sea innata o alcanzable por el aprendizaje.
Cuando se habla de potenciabilidad, generalmente se refiere a aquel poder o capacidad que se encuentra en una persona, pero que todavía no ha sido explotado, es algo latente dentro de la vida del individuo; que aún no se ha desarrollado ni llevado a cabo, por ejemplo se puede hablar de un cantante o músico en potencia, que quiere decir esto, bueno que la persona tiene en si la capacidad para ser un buen artista musical, pero que necesita sacar a relucir esa capacidad por medio de la preparación.
Suponga que en su terreno tuviera una mina de diamantes, no es que este yacimiento apareció allí de la noche a la mañana, ya que llevo millones de años de formación, pero mientras nadie lo descubra y explote va a pasar desapercibido.
Otro ejemplo de esto es la semilla, dentro de cada semilla hay un gran potencial, pero mientras esta no sea sembrada nada pasará.
Dice un parrafo del cuento “El Secreto de Crecer”, “… toda semilla posee vida dentro de sí, pero existe una cáscara muy dura por fuera que impide que esa vida pueda salir. Mientras esa cáscara no se rompa, esa semilla nunca crecerá; es decir, nunca se convertirá en un árbol. Para crecer, primero debes ensacharte”.
Dios ha puesto un gran potencial en cada uno de nosotros y quiere que lo descubramos y explotemos, tenemos que vivir de acuerdo a esta gran verdad.
Somos yacimientos de diamantes que esperan ser explotados, somos diamantes en bruto que necesitan ser tallados, somos semillas que tenemos un gran potencial en nuestro ser.
Si volvemos al ejemplo de la semilla; aquí podemos sacar ciertos puntos importantes:
* El sembrador: es Dios.
* La semilla: somos cada uno, que tenemos un potencial no explotado en nuestro ser.
* La tierra: el terreno donde la semilla ha sido sembrada, el lugar que nos rodea, nuestro entorno.
* El clima: el ambiente, nuestro entorno.
Además, Dios no sólo es el que siembra, sino que tambien él que cuida de esa siembra para que esta de fruto, o sea, que el potencial dormido pueda florecer y llegar a ser visto.
Si uno no siembra es imposible cosechar, se cuenta que al descubrirse las piramides de Egipto los arqueologos encontraron tinajas con semillas de más de 2000 años de antigüedad en su interior.
Para ver si se había preservado decidieron tomar algunas y sembrarlas; y se sorprendieron al ver al cabo del tiempo que estas semillas estaban creciendo; por 2000 años permanecieron guardadas, pero su potencial era el mismo; sólo que estaba dormido esperando que alguien las siembre.
Pero para esto hay un proceso, un proceso de crecimiento, que lo podemos resumir en palabras de Jesús: “si el grano de trigo no cae en tierra, y muere queda solo, pero si muere, lleva mucho fruto”.


Las necesidades basicas del hombre y la explotación del potencial.

Como seres humanos tenemos siete necesidades basicas que debemos conocer antes de abordar el tema de nuestro potencial, pues para lograrlo debemos conocerlas, las necesidades a saber son:
* Necesidad de salvación. Es la más importante, constituye la base de todas las demás, ya que con Jesús nuestra vida está completa. Cuando recibimos a Jesús nuestra vida empieza el proceso por el cual será transformada; y gracias al cual nuestro potencial será expandido, por eso la Biblia dice que “aquel que la buena obra empezo será fiel en terminarla en ustedes”.
* Necesidades fisiologicas. Muchos pueden considerar que estas necesidades nada tienen que ver con lograr el maximo potencial; y que no deberían estar consideras en la lista de prioridades, pero pensemos un poco, si una persona no puede nutrirse correctamente, si no tiene resguardo de las inclemencias del tiempo, si no posee un buen trabajo ¿cómo podra desarrolarse correctamente?
* Necesidades de conocimiento y novedad de vida. En estas incluimos la educación, la preparación necesaria para lograr aquellos objetivos que nos hemos propuesto. Abarca tambien tres areas de conocimiento espiritual: conocer al Señor, profundizar en ese conocimiento y que otros conozcan al Señor.
* Necesidades de seguridad y protección. Para que una persona pueda desarrollarse a pleno debe sentirse y saberse segura y protegida de toda clase de agreciones. Es imposible desarrollarse si uno vive temeroso y ansioso.
* Necesidades de amor y pertenencia. Implica saber quienes somos y de quien somos, saber que no somos huerfanos ni desamparados, que no somos extraños ni lejanos, pues Dios nos ha adoptado como sus hijos y todo lo que es de él es nuestro; y que en nosotros está su herencia genetica, somos de y para él; somos como él es. Su gloria y poder actuan en nosotros, somos participantes de su naturaleza y tenemos su potencial. Dios nos da su amor. Tomemos un tiempo para meditar en este último punto:
Dios nos ama y cuida de nuestras pequeñas cosas(Él cuida de todas nuestras cosas). Su amor es puro, no se puede expresar con palabras, por más bellas que sean. El amor de todos nuestros seres queridos no se puede igualar al gran e infinito amor de Dios; que nos ama sin condición ni limites y sin cesar(su amor no hace distinción). Sé muy bien que es una explicación muy pobre para describir lo que es el amor de Dios, pero como dije antes es imposible expresar el infinito y eterno amor de Dios con palabras humanas.
Dios nos escogió porque nos ama(Dt. 7:7-8).
Dios nos libra porque nos ama(Sal. 18:19). Una versión diferente en la traducción de la Biblia dice en vez de “se agrado de mí” “me libró porque me amaba”.
Dios nos perdona y restaura por que nos ama(Is. 40:1:11).
Dios no se olvida de nosotros porque nos ama(Is. 49:13-16).
Dios nos redimió porque nos ama(Is. 63:9).
Dios nos ama con un amor eterno y que nunca cesa(Jr. 31:3).
Dios nos ama desde que somos pequeños(Os. 11:1).
Dios nos atrae, hacia Él porque quiere abrazarnos, pues nos ama, nos atrae con cuerdas de amor(Os. 11:4).
Dios no nos abandona porque nos ama(Os. 11:8).
Dios nos ama a pesar de nuestros errores, aunque no lo merecíamos, no éramos dignos de ser amados, nos ama de pura gracia, nos ama porque Él es amor(Os. 14:4, 1ªJn. 4:8b).
Dios nos dio a Jesús porque nos amaba(Jn. 3:16(el corazón de la Biblia).
El amor de Dios no cambia, permanece siempre, es inalterable(Jn. 13:1).
Jesús nos ama como el Padre le ama a Él(Jn. 15:9).
Su amor es muy grande, dio su vida por nosotros(Jn. 15:13).
Dios escucha y responde nuestras oraciones porque nos ama(Jn. 16:25-26).
Dios mostró su amor cuando Jesús murió por nosotros(Ro. 5:8) y por ese amor tenemos salvación.
Nada puede separarnos del amor de Dios, no importa lo que vivamos o pasemos, incluso no importa lo que nosotros pensemos de nosotros mismos, su amor permanece para siempre y no cesa(Ro. 8:35).
Somos salvos por gracia, por su amor(Ef. 2:4-).
Somos hijos de Dios porque nos ama(1ªJn. 3:1).
Su amor hecha fuera todo temor(1ªJn. 4:18)
Dios nos amó primero(1ªJn. 4:19).
* Necesidades estimación. Dios nos ha aceptado como somos y nos ha perdonado, ahora debemos aceptarnos a nosotros mismos y saber que somos valiosos e importantes para Dios, como una canción dice: “Mi vida vale para el Señor, él dio su sangre por mí en la cruz”. Sólo Dios puede mostrarnos el gran valor que nuestras vidas tienen para él, pero debemos aceptar nuestro valor.
* Necesidades de realización personal. Por desarrollar el proyecto de vida que Dios nos ha señalado, desarrollar e pleno el potencial que ha puesto en nuestra vida. Saber que no se ha vivido en vano. Estamos completos en Él, ya que en Jesús está nuestra plenitud, debemos vivir de acuerdo a esta verdad, pues en ella radica el poder explotar el gran potencial que Dios ha puesto en nosotros.
Cada una de estas necesidades es muy importante en la vida del individuo en cada momento de la vida, todos coincidimos en la necesidad de salvación es la más importante de todas; y es la que va a determinar a las demás, ya que es la base de la vida del ser humano, pues en esta se va a fundamentar el resto.
Y de allí en adelante podemos hacernos la idea de escalones que nos ayudan a desarrollar al maximo nuestro potencial, que esta abarcado por las necesidades estimación y realización personal.
Pero, como vimos, entre la primer necesidad y estas tenemos cuatro que no podemos ignorar; y que deben ser tenidas en cuenta.
Pero la pregunta es ¿Cómo poder desarrollar al maximo el potencial que Dios puso en nuestra vida?
Lo primero es saber quienes somos, es conocernos a nosotros mismos. Para poder explotar al maximo ese potencial se debe tener conciencia de quienes somos delante de Dios, de nuestra identidad, ya que la Biblia dice que fuimos creados a imagen y semejanza de Dios; y él ha puesto eternidad en el corazón del hombre.
Esto quiere decir que Dios ha puesto en nosotros parte de su naturaleza que se activa cuando recibimos a Jesús como nuestro salvador, pero luego tenemos que seguir trabajando, y Dios quiere que seamos sabios en esto, ya que en su palabra él habla de los talentos; esos talentos los podemos equiparar al potencial, él le da a cada uno conforme su capacidad y cada uno debe trabajarlo para que este produzca fruto(Mt. 25:14-30 c/ Lc. 19:11-27).
Jesús nos compara con los pampanos de la vid, o sea, las ramas, que deben dar fruto; y él nos exhorta a que demos fruto y que este permanezca, pues esa es la clave de la vida del hijo de Dios. Pero, además, dice que el Padre es el labrador que se encarga de limpiar cada pampano, cada unos de nosotros, para que lleven cada vez más fruto(Jn. 15:1-17).


El concepto de potencilidad comparado con el concepto de Eclesiastes 3:11: “puso eternidad en el corazón”.

En otra parabola Jesús comparo la vida del hombre con una higuera que no había dado fruto, pero el jardinero con paciencia la trabajaba para que pudiera hacerlo, así es el obrar del Espíritu Santo con nuestras vidas nos trabaja para que podamos dar fruto y explotar el potencial que ha puesto en nosotros(Lc. 13:6-9), la mayoría de las traducciones de la Biblia tienen como título de este pasaje: “La parábola de la higuera estéril”, pero, en lo personal no estoy de acuerdo con este título, pues en ningún momento Jesús dice que la higuera hubiera sido estéril, sino que todavía no daba fruto; y que ante la orden de cortarla el viñador pide poder trabajar con ella para que dé fruto.
Así es como obra el Señor, nos mira con fe y sigue trabajando con nosotros; y también, así quiere que seamos con los demás.
Cada uno de nosotros debemos tener sueños según Dios, cada meta, objetivo de vida debe estar centrado en Dios, esto me recuerda a una canción que en parte dice:

“Tengo sueños grandes, mi anhelo es crecer,
Hoy estoy sembrado, pronto yo cosecharé”…

Dios en su palabra nos insta y ministra a que crezcamos y busquemos explotar ese potencial, Él quiere que seamos plenamente capaces de comprender la verdad de que él ha puesto en nosotros su potencial, pues ha puesto su naturaleza, su plenitud.
Dios quiere que vivamos en la condición de hijos, se debe tomar conciencia de su importancia y apreciar el gran potencial que esto implica y, como se dijo con anterioridad, sacarlo a relucir(Ef. 3:14-21).
Dios en cada uno de nosotros puso ese potencial, un tesoro, como la Biblia lo dice puso eternidad en nuestro corazón:

“Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin”.
Ecl. 3:11.

Hay mucho para sacar de este pasaje, lo primero es que en el tiempo de Dios todo es perfecto, y esto que parece simple es muy importante, ya que debemos saber que todo lo que él ha determinado para nosotros y en nosotros llega en su tiempo, ni antes ni después, sino justo a su tiempo y a su hora.
Tenemos que estar listos para ese momento, que el tiempo no nos tome de sorpresa, sino que cuando llegue el tiempo del *****plimiento nuestra vida este preparada para ser lo que Dios había determinado y planeado, que nos encuentre listos para desarrollar el potencial que ha sido puesto en nosotros.
Otra de las cosas es que lo que Dios ha puesto en tu vida es hermoso, como la flor que nace con la primera, así lo que Dios ha puesto en tu vida y está dormido se verá para que todos puedan ver que lo que Dios hace es bueno en gran manera(Gn. 1:31).
El punto que mencionamos con anterioridad, acerca de que puso eternidad en el corazón del hombre, es que Dios puso en el corazón del ser humano un potencial ilimitado, pues el hombre al ser creado a imagen y semenaza de Dios es eterno; y más aún si tiene a Cristo en el corazón y es hijo de Dios(Gn. 1:27, 5:1).
Dios ha puesto en nosotros uno de sus atributos, eternidad, ya que él es eterno, si tomaramos conciensa veriamos una gran puerta abierta hacia una enorme oportunidad, ya que tendremos recursos ilimitados e infinitos, claro que esto para una mente natural o carnal es imposible de comprender, ya que vive en lo finito, pero aquel que ha recibido la mente de Cristo, con todo su potencial, que ha sido renovado por él, que comparte su natualeza puede vivir en el concepto de infinidad que Dios le da, tenemos en nosotros un poder ilimitado que debemos y tenemos que explotar.
Incluso en el Nuevo Testamento se menciona esta verdad(Col. 3:1-4).
Si llevaramos y vivieramos en el concepto de eternidad que Dios ha puesto en nosotros podriamos ver un nuevo panorama, una nueva perspectiva de la vida; la veriamos desde el punto de vista del Dios para quien todas las cosas son posibles.
Ese Dios puso eternidad en nuestro corazón.
Otro punto de este pasaje es nuestro desconocimiento del potencial de Dios en nuestra vida y como él actúa y obra para que pueda aflorar con todo su explendor, ya que nos da a entender que el que empezo la obra es Dios; y es presisamente él mismo quien la terminará y perfeccionará(Fil. 1:6).
Esto lo podemos relacionar con el siguiente pasaje:

“… para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu;
para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigado y cimentados en amor,
seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura,
y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios”.
Ef. 3:16-19.

En este pasaje Pablo habla acerca de ser capaces de conocer la anchura, la longitud, la profundidad y la altura; pero ¿De qué?
Si analizamos bien, notaremos que estas son palabras relacionadas con medidas, con algo que tiene dimenciones claras y presisas, Dios por medio del apóstol Pablo nos está hablando del potencial que ha puesto en cada uno de nosotros.
Dios quiere que tengamos un conocimiento cabal de lo que nos ha dado para que podamos desarrollarlo correctamente, es nuestra obligación conocernos a nosotros mismos y conocer el potencial que Dios ha puesto en nosotros para poder hacerlo producir.


El potencial dentro del propósito y plan de Dios para la vida del hombre.

Con respecto a esto veamos que nos dice Pablo en una de sus epístolas:

“Cosas que ojo no vio, ni oído oyó,
Ni han subido en corazón de hombre,
Son las que Dios ha preparado para los que le aman.
Pero Dios nos la reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.”.
1ªCo. 2:9-10.

Mucho se ha hablado de este pasaje, pero si nos detemos bien, podemos notar que en cierta forma de lo que Pablo trata en el es acerca del potencial, que en Dios es algo ilimitado y sorprendente; y como dice el texto es cosa que ojo no vio ni oído oyó, ni ha subido a corazón de hombre.
El potencial que Dios ha puesto en nosotros es sorprendente; y es parte de su proposito para cada una de nuestras vidas, y tiene que *****plirse en nuestras vidas(Sal. 138:8).
Y Dios lo ha preparado para nosotros porque nos ama, ya que en su amor ha planeado un plan perfecto para nosotros, y debemos tener la firme confianza y certeza que ese plan es lo mejor para nosotros. Tenemos seguridad en su amor.
Pero este plan no nos tiene que parecer raro, ya que Dios nos revela ese plan a nosotros por medio del Espíritu, ya que como dijo Jesús, él nos guía toda verdad y justicia y nos hace saber todas las cosas(Jn. 14:26, 15:15,16:13-15).


Ayudando a otros a explotar el potencial.

Como líderes y padres debemos conocer esto, pues estamos puesto por Dios para que nuestros hijos, y aquellos que están bajo de nuestro ministerio pastoral se desarrollen y sean capaces de llegar a lograr el potencial que Dios ha puesto en sus vidas. Y esto es también para nosotros mismos, para que los apliquemos en nuestra vida.
Es importante aclarar que esto no significa vivir en la vida de otros aquellas cosas que no hemos logrado, pues estariamos volcando nuestras frustraciones en ellos(este consejo es tanto para padres como para líderes).
Somos como las parteras que ayudaban nacer a los bebes, nosotros ayudamos a que ese potencial nasca y se desarrolle sanamente.
Somos ayos, o tutores que ayudamos a que cada persona se desarrolle; por eso debemos mirarlos con los ojos de la fe de Jesús; esto significa mirar a los otros así como Jesús nos ve a nosotros. Una planta pequeña necesita de estos tutores para poder crecer derecha y hacia arriba.
En la Biblia encotramos ejemplos de hombres que ayudaron a otros a desarrollarse.
* Moisés con Josué(Dt. 3:28, 31:7, 23).
* Elías con Eliseo(1ªRe. 19:16-17, 19-21).
* Mardoqueo con Ester.
* Jesús con sus discipulos.
* Jesús con Pedro.
* Bernabé con Pablo(Hch. 9:26-27, 11:22-25).
* Bernabé con Juan Marcos(Hch. 15:37-39).
* Priscila y Aquila con Apolos(Hch. 18:24-28).
* Pablo con Timoteo(Hch. 16:1-3).
Tú has sido puesto por Dios para ayudarles a desarrollarse al máximo, tanto en lo ministerial como en su vida personal, para que eso sea posible tus ojos deben estar puestos en cada uno de ellos, saber qué piensan, qué sienten, qué les pasa, conocer sus sueños y sus necesidades.
Cada uno de ellos es un diamante en bruto. Descubre en ellos esa perla preciosa, esos dones y talentos, y ayúdales a desarrollarlo.


Puntos para lograr expandir el potencial.

La Biblia dice en Isaías, extiende el sitio de tu tienda, extiende tus estacas, no seas estrecho(Is. 54:2-3).
No te condiciones por las circunstacias; no condiciones el potencial a las circunstancias que te rodean.
Los puntos esenciales para desarrollar el potencial son:
* Desatar el poder del potencial. Si Dios te ha dado el potencial usalo. Cada persona que Dios ha creado tiene potencial ilimitado. Este es el regalo que Dios nos ha hecho. Lo que hagamos con el, es nuestro regalo a Dios(2ªRe. 2.13-14).
* Enfocar en el potencial. Fijarse objetivos claros, tener en mente lo que se quiere, afrontar los desafios de fe(He. 12:2).
* Desarrollar una mente orientada hacia el potencial. Quitar de nuestra mente todo fracazo o pensamiento de fracazo que nos impida avanzar hacia nuestra mente, no mirando lo que queda atrás(Fil. 13-14).
* Buscar/ofrecer un modelo de crecimiento(Jn. 13:15, 1ªCo. 10:6, Fil. 3:17, 1ªTi. 1:16, 4:12, Tit. 2:7, Stgo. 5:17-18, 1ªPe. 2:21, 5:3, 2ªPe. 2:6).
* Esperar que sucedan cosas grandes. Expandir nuestra fe, pedir con fe, esperar con confianza(Stgo. 1:6).
* Ayudar a desarrollar una buena autoimagen(Ro. 12:1-3).
* Mirar más allá de nuestra vida… invertir en el futuro. No ver simplemente lo que esta delante de nosotros, observar el futuro de gloria que Dios ha preparado(Jn. 17:20-21, Mi. 7:11).
* Dedicar nuestras vidas y las de los nuestros a Dios(Col. 3:17).
* Usar la fe para profetizar sobre nuestra vida y la de los nuestros(He. 11:20-21).
* No escuchar a quienes traten de desalentarnos y hacernos desitir de la meta de lograr nuestro máximo potencial(Neh. 2:19, 4:1-3, 11, 6:14).
* Desarraigar la amargura, ya que ella nos impide llegar al máximo potencial en nuestra vida(He. 15-17).
Para todos estos punto es necesaria la fe.
Pedro es un ejemplo de alguien que tenía potencial, a pesar de que no lo parecía; era un diamante en bruto(y muchas veces parecía que era más bruto que diamante) al que le faltaba pulido.
Jesús sabía que Pedro tenía potencial, pero también sabía que iba a cometer errores, por eso trabajó con él y fue paciente; ya que con amor, con fe y paciencia fue haciendo de su amigo un vaso de honra, recordemos que él es el Maestro Alfarero por excelencia. Jesús se tomó un trabajo especial con Pedro, lo amó, lo llamó, lo ministró, lo buscó, lo perdonó, lo sanó y lo encaminó(Lc. 22:31-32, Mr. 16:7, Jn. 21:10-13, 15-19).
Es interesante como Jesús trabajó con Pedro para que este junco quebradizo, pues así se traduce su verdadero nombre, Simón, se transformara en una roca, o sea, Pedro.
Si nos detenemos en la historia de Pedro notaremos que Jesús sabía todo, él sabía que se iba a equivocar de manera grande, sabía que lo iba a negar, pero no obstante esto, Jesús pudo ver el gran potencial que había en él, no lo miro como era en ese momento, Jesús vió lo que Pedro iba a ser, Jesús pudo ver en lo que se iba a convertir.
Eso es lo que hace con nosotros, él no ve lo que nosotros somos actualmente, nuestros errores y defectos, no nos juzga, en él no hay condenación.
Jesús nos ve ya realizados, nos mira ya transformados en aquello que él ha planeado.
No nos ve con ojos humanos, sino con los ojos de la fe, así también debemos vernos a nosotros mismos y a los demás.
Jesús es el Maestro Alfarero que trabaja con nosotros, para hacernos vasos en los cuales él pueda depocitar su precioso tesoro.
Esta comprobado cientificamente que el ser humano no utiliza la capacidad total de su cerebro ¿Se imagina ud. lo que puede hacer Dios con todo ese potencial siendo que él lo puso allí y sabe como utilizarlo?
Y no estamos hablando sólo de la inteligencia; y la adquisición de conocimientos como fuente de datos, sino el poder utilizarlos y llevarlos a la practica para benefico no sólo particular sino para todos y para canalizarlos para la obra de Dios.
Todo eso Dios lo puso en nuestras manos, seamos buenos administradores de estas cosas. Que no se pierdan.
Para esto no hay edad, ya que todos tenemos ese potencial, nadie es demasiado viejo ni demasiado joven, pero seamos sabios, si Dios te está hablando desde temprano oye su voz, levantante y camina en el sentido de la palabra que él te da y preparate para sacar el mayor provecho del potencial.


Transformados por la renovación.

El siguiente artículo fue publicado en el Períodico “Red Vida Noticias”, de la Fundación Centro Cristiano Nueva Vida”, el mismo pertenece al Co-pastor de Varones, Ministerio de Administración y Finanzas, Tadeo Kopitiski en su sección “Hablemos de dinero”.
Este articulo abarca el tema de que es necesario un cambio en la mentalidad de la persona para que esta logre alcanzar los objetivos de Dios y pueda desarrollar el potencial.
Es el cerebro el más maravilloso y sofisticado de los ordenadores que existen. Nuestros pensamientos resultan decisivos en cuanto a la clase de vida que tendremos, aquí y “allá”.
Lo que pensamos determina lo que somos.
Cuando nacemos de nuevo en le Reino de Dios, nuestra ocupación esencial será cambiar, renovar nuestra mente. Reemplazar los viejos y erróneos pensamientos –que condicionan nuestra vida negativamente- por los nuevos, frescos, dinámicos y poderosos de la Palabra de Dios. En Ef. 4:23 la Biblia ORDENA lo siguiente: “Renovaos en el espíritu de vuestra mente”.
No es un consejo o una sugerencia del apóstol Pablo, sino una orden de Dios: debemos renovar nuestra manera de pensar.
Es necesario formular dos observaciones:
En primer lugar entender que la salvación, el perdón de pecados y el nuevo nacimiento son instantaneas; pero cambiar nuestro estilo de pensar demanda tiempo. El profeta Isaías explica cómo opera en nuestra vida este proceso: “Mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre líneas, un porquito allí, otro porquito allá”(Is. 28:10).
¿Qué haremos? Leer la Biblia, la Palabra de Dios. Ella se introducirá en su mente cambiando sus pensamientos y renovando su vida.
En segundo lugar, usted debe prepararse para algunas sorpresas. Al estudiar los principios bíblicos advertirá que muchos de los pensamientos que siempre le habían parecidos sensatos y correctos son erróneos desde la perspectiva de Dios. En Is. 55:8-9 leemos: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más altos que vuestros pensamientos”.
¿Por qué sucede esto? Porque los pensamientos que tuvimos por años, no procedían de Dios ni de su Palabra. Poco a poco hemos absorvido desde nuestra niñez ideas de inferioridad, de culpa, de herencia de enfermedad, de miseria, de pobreza, de avaricia, de concupiscencia, de amargura, de rebelión, de pecado, etc., y gradualmente deberemos ir cambiando estos pensamientos por los principios vivos, eternos y poderosos contenidos en las Escrituras. San Pablo escribió: “Derribando argumentos y toda altivez que se lavanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a Cristo”(2ªCo. 10:5).
Dios tiene planes para nuestra vida presente. De poder y autoridad, de paz y prosperidad, de gozo y santidad. Dice Jr. 19:11: “Porque yo sé los planes que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz y no de mal”.
Usted podrá orar, ayunar y desear que haya un cambio en su presente situación, pero este cambio NUNCA ocurrirá si primero no cambia de manera de pensar. “Transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”(Ro. 12:12).


Conclusión.

Hemos visto como Dios a puesto en cada uno de nosotros un gran potencial que debe ser explotado, pues él pedirá cuenta de esto, pero, además, vimos cómo hacer para llevarlo a cabo y encaminarnos en el proyecto de vida que Dios tiene para nosotros.
Tenemos que explotar nuestro potencial en Dios, es nuestro deber desarrollarlo, ya que ese es el plan y voluntad de nuestro Dios para cada una de nuestras vidas.
También tenemos como padres y líderes ministrar a nuestros hijos y a nuestras ovejas para que ellos puedan desarrollarse y explotar su potencial en Cristo.
Esta es la voluntad de Dios, que cada uno de nosotros pueda desarrollarse en fe y llegar a realizarse como persona e hijo de Dios en todas las areas de la vida.
Pero también tenemos que saber que ese potencial no es sólo para que nosotros seamos bendecidos, sino para que los demás lo sean; el plan de Dios es que nosotros seamos señales para quienes están perdidos, sin planes ni sueños ni esperanza, que piensan que ya nada tienen y que está todo perdido, a ellos tenemos que ir, por eso Dios quiere despertar en nosotros ese potencial, para que otros puedan conocer de Jesús.
Pues como dijimos antes este potencial abarca todas las areas de la vida del individuo, desde lo espiritual hasta lo material. Y todo esto se resume en un texto muy conocido:

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”.
3ªJn. 2.

Este pasaje es muy interesante, lo primero que dice es: “amado”, Dios te ama, como dijimos con anterioridad tenemos seguridad en el amor incondicional de Dios, somos muy amados por él, y por ese amor podemos disfrutar de todas las cosas.
Lo siguiente que dice es: “yo deseo”, cabe aclarar que esta carta es escrita por Juan, pero siendo inspirado por Dios, entonces podemos decir que esta expresión nace del corazón de Dios para nuestra vida, pues él desea hacernos prosperar, Dios quiere hacernos el bien, ya que él se goza en esto(Dt. 30:9, Jr. 32:41, So. 3:17).
¿Qué es prosperar? Es abundancia, es plenitud. Dios quiere eso para cada area de nuestra vida, notese que dice: “en todas las cosas”, esa expresión es contundente, pongamos allí cada area de nuestra vida.
Otro punto es, “que tengas salud”, esto es tanto en lo físico, como en lo espiritual; ya que tenemos que estar sanos en nuestra alma para poder desarrollar el potencial que Dios ha puesto en nosotros(Recuerdese cuando hablamos acerca de las necesidades basicas).
Una persona con un corazón enfermo no puede crecer ni desarrollarse como es el plan de Dios, debe primero recibir la sanidad que viene de Dios(Is. 53:4-5, 62:5, 65:19, Jr. 30:17, 33:6, Ez. 37:1-14, Os. 6:1-3, 14:4-7, Jo. 2:18-27, 3:21).
Y por último añade un punto que es importantísimo, “así como prospera tu alma”, Dios establese un parametro muy especifico, un indicador con el cual debemos de guiarnos, queriendo señalar que lo que ocurra en mi interior marcara lo que pase con nosotros.
Lo que somos es el resultado de un proceso; es un período de tiempo en el cual Dios trabaja con nosotros; aunque nosotros no nos demos cuenta de ello, pero Dios es fiel para hacer todo lo que ha planeado con nosotros, como dice una canción: “Sé que tu fidelidad lleva mi vida más allá de lo que puedo imaginar”.
Ahora tal vez no podamos ver con claridad lo que está pasando, pero cuando llegue el momento, podremos ver claramente, lo que hoy no entendemos lo entenderemos después, porque se manifestará lo que realmente somos(1ªCo. 13:12, 1ªJn. 3:2).
Y para terminar dejo un texto muy importante:

“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiendome a lo que está adelante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”.
Fil. 3:13-14.

Somos parte de una generación diferente, de una nueva generación, que cambiará el curso de la historia de la iglesia y del país, y Dios quiere que sepamos esto y que nos proyectemos en base a lo que esto implica para nosotros.
Ya que ser parte de la nueva generación que Dios levanta tiene muchos privilegios, pero tambien muchas responsabilidades, el que es parte de la nueva generación no debe compararse con los demás, pues sabe que Dios pone en su vida el potencial necesario para desarrollarse, nunca dice: “no puedo, no sé, no tengo”, porque, “todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.
No se limita a sus circunstancias y situaciones ni a su historia, pues sabe que Dios hace nuevas todas las cosas y restaura lo que paso.
Es hora de que nos levantemos en el poder de Dios, sabiendo cuál es nuestro lugar y nuestro rol en los planes de Dios, ya que para esta hora hemos llegado hasta aquí, nosotros somos una generación diferente, Dios nos trajo hasta aquí para *****plir en nosotros sus propositos, así como Esther llegó a ser reina por la voluntad de Dios, así nosotros hemos llegado a esta hora, no por casualidad, no por nuestras fuerzas, sino porque Dios nos escogió, nos miró y nos condujo hasta aquí poniendo en nuestra vida su potencial y llamandonos a ser parte de su plan y proyecto…

“Somos la esperanza para un mundo que está en dolor,
Esta es nuestra hora, Dios nos dará la solución;
Puedes cambiar la realidad,
Para esta hora hemos llegado hasta aquí”…

Es tiempo de asegurar y afirmar el corazón en la promesa de Dios, porque Dios es fiel para *****plir todo lo que ha prometido(Ro. 4:18-21).
Esta es la hora, este es el tiempo, es tu tiempo, tu momento, levantate y afirma tu corazón avanzando a lo que Dios te prometió, llego el momento de crecer y expandirte.