No se lo pierda
Home » Crecimiento » El Faro De Alejandría

El Faro De Alejandría

En la historia del mundo, el faro de luz de Alejandría (Pharos Lighthouse) fue una de las siete Maravillas que existió en la antiguedad. Realmente, la arquitectura y la ingeniería de este faro de luz eran una maravilla y una atracción turística en el Egipto antiguo.

Situada en una península pequeña, cerca de Alejandría, el faro de 45 pisos, con una estructura compuesta de diferentes formas, se convirtió en la atracción principal del área cosmopolita local. La plataforma de observación, en lo más alto del faro que incluía una elegante cafetería, era una maravilla para los visitantes. Como era el edificio más alto del mundo, el faro alumbraba a la ciudad como una corona de joyas y formaba parte del plan de turismo y de promociones de la ciudad.

El faro de Egipto fue tan famoso que su semejanza fue impresa en las monedas Romanas. Eso equivaldría a tener la Torre Eiffel impresa en las monedas Estadounidenses. Simplemente inconcebible.

Pero el faro era algo más que un talento, el faro era algo práctico e imponente . Albergaba un gran espejo curvado en una cámara que proyectaba una luz, producida con fuego, que podía ser detectada desde 100 millas del lugar durante la noche oscura del mar mediterráneo; la cual servía como una ayuda para los marineros. La madera que alimentaba el fuego era echada a la fosa a través de un ascensor hidráulico.

La estructura famosa fue construida dos siglos antes de Cristo y duró más de mil años después. En toda la antigüedad nada fue tan eficiente como el faro de luz  de Alejandría.

Sin embargo, con toda su notoriedad, el constructor del faro podría haber sido olvidado si no hubiera  sido por su rápido pensamiento y su maniobra tan astuta. Sostrato de Knidos fue el creador de la torre, el constructor y el principal arquitecto. El proyecto le tomó 20 años para completar.  

Como ocurre con la mayoría de los constructores, Sostrato deseaba dejar su huella en la obra que le tomó muchos años de su vida en completar. Se solicitó a Ptolomeo II, el Rey de Egipto, para obtener el derecho a inscribir su nombre en la base de mármol del faro.

Pero Ptolomeo, quien era muy inteligente, no quiso cumplir la petición del constructor. De hecho, Ptolomeo quería que el faro llevára su propio nombre para que la gente recordára al Rey de Egipto en vez de al verdadero constructor, por el impresionante trabajo.

Ptolomeo exigió que Sostrato hiciera una inscripción en honor a la realeza de Egipto y de nadie más. La orden era final. Las palabras fueron escritas y aprobadas. Y Ptolomeo iba a ser recordado para siempre, mientras que Sostrato se mantendría como el que escribió el tributo de auto-engrandecimiento para el Rey.

Sostrato se puso bravo. Él había hecho todo el trabajo y sin embargo, el Rey quería todo el crédito. Furioso, volvió al lugar de trabajo e ideó un plan. Colgando una gran cortina para ocultar su trabajo, cinceló en la base de mármol del Faro estas palabras:

CONSTRUIDO POR SOSTRATO DE KNIDOS

HIJO DE DEXIPHANES DE KNIDOS

EN NOMBRE DE TODOS LOS NAVEGANTES Y SUS DIOSES SALVADORES

Pero luego, cubrió la inscripción con un yeso barato. Y en el yeso que escribió el texto íntegro del anuncio de autoservicio al Rey Ptolomeo.

Pasaron los años y el viento, la lluvia y oleaje golpearon y erosionaron al yeso barato; revelando el nombre de su verdadero constructor.

En una forma maravillosa, el faro de Sostrato es una parábola de la Iglesia que pertenece a Cristo la cual siempre permanecerá. Su Iglesia siempre tendrá su Nombre escrito en ella. Después de todo, Él la construyó, la compró, es la cabeza de ella y Él es su piedra angular.

Aquí, en el siglo 21, Él nos ha llamado como pastores de su amada Iglesia. Tú y yo somos encargados de “la edificación del cuerpo de Cristo.”

Toma la posesión de ella. Reclámala. Talla tu nombre justo debajo del Nombre del Cristo. Deja una huella imborrable para que las generaciones futuras la vean. Que se sepa que usted estaba allí. Sé un mayordomo que es digno de ser recordado.

Bendiciones,

 

Ron Walters
Vicepresidente de Relaciones Ministeriales
Salem Media Group

 

© Copyright 2015 by Ron Walters

(Usted puede compartir libremente cualquier cosa en esta carta con su iglesia o ministerio. Sólo pedimos que incluya esta banda: “Por Ron Walters, Vicepresidente Ejecutivo de Relaciones de Ministerio, Salem Communications”, y que usted incluya el  enlace a este sitio web (si lo reimprimen en línea). Gracias